STAGE DOSHU SOKE Y COPA SAKURA

 

Un año más, tras decidirse en Asamblea en octubre y con la conformidad de Doshu Soke Yoshinao Nanbu, se organizó el curso internacional de Nanbudo Dojo Sakura, en Sabiñánigo, los días 20, 21 y 22 de marzo.

Pero esta vez no era como todas, había más. El Nanbudo cumplía 25 años en Sabiñánigo y no podíamos dejar escapar la ocasión de celebrarlo como se merecen unas bodas de plata. Aún recuerdo la propuesta en la Asamblea de Josan y Fernando, con miedo a la negativa, la cara atónita de Mariano y las risas nerviosas del resto. Junto al Stage, para conmemorar estos 25 años de Nanbudo y de éxito, se organizó la I Copa Sakura Internacional, donde se dieron cita los 8 mejores competidores masculinos y femeninos a nivel mundial.

Aunque en todo momento se trató el Torneo como un encuentro amistoso, donde aprovechar el marco para recordar y mostrar al público la competición y donde la rivalidad quedó atrás dejando paso al compañerismo y al fair-play, es cierto que tal evento atrajo a cantidad de países que otras veces no han podido venir, y que, una vez más, hemos batido récords de asistencia. 320 personas practicando Nanbudo a la vez, en un mismo tatami. Espectacular. Francia, Noruega, Italia, Croacia, Hungría, Marruecos y Camerún… todos animando los mismos colores, el azul de la chaqueta y el blanco del pantalón. Todos nanbudokas, todos a la vez, compartiendo admiración y respeto hacia un arte marcial y hacia su maestro Fundador, Doshu Soke Yoshinao Nanbu, que una vez más, dejó claro por qué elegimos seguir su camino y no otro.

 

Es imposible describir en una sola crónica el trabajo que la organización de un curso Sakura lleva detrás. Este año multiplicado por la realización de la Copa Sakura, que ha requerido una mayor infraestructura, apoyo económico, patrocinio y negocio con hoteles y empresas afines. Sin la red perfectamente tejida que sujeta a Mariano sería imposible hacer eventos de este tipo. Somos conscientes de la gran suerte que tenemos de que nuestro dojo sea el más numeroso en personas y también el mejor en número de buenas personas, todos. Dispuestos a colaborar sin pedir nada a cambio, salvo la satisfacción de participar y disfrutar un fin de semana de convivencia marcial. Dispuestos a viajar, a pedir, a pelear, a cargar, en fin, dispuestos a todo. Todos y cada uno de vosotros sabéis quiénes sois. No puedo nombraros a todos porque no acabaría de escribir nunca.

Con la llegada vikinga capitaneada por Ronnie Hagen y Fredrik Hansen el jueves dimos el pistoletazo de salida. Tras un largo viaje, de más de 15 horas en avión y coche, llegaron a Sabiñánigo donde se recibieron con mucha ilusión. De madrugada la delegación camerunesa ponía pie en Huesca, recogidos por compañeros que los llevaron hasta Sabiñánigo para que pudiesen acomodarse y descansar. El viernes comenzó el goteo de los restantes, Franceses, Croatas, Italianos, decenas y decenas de españoles…Faltaba la pieza principal. El engranaje que hace que nos plantemos ante todo y tiremos para delante con estas locuras.

Doshu Soke Yoshinao Nanbu llegó a Sabiñánigo a las 17.00 horas. Poco lo dejamos descansar, porque nos habían preparado una recepción oficial en el Ayuntamiento, con el Alcalde D. Jesús Lasierra y el Concejal de Deportes, D. José Luis Lanaspa, para agradecer a todos los participantes el esfuerzo hecho. He de decir que fue un momento emocionante. Tu ciudad dándote las gracias por algo que se ha hecho con un inmenso placer y que ha resultado ser un éxito es muy gratificante.

Tras la breve recepción a los extranjeros, nos dispusimos en Moto No Ichi en el pabellón. Aunque este entreno del viernes sólo era para cinturones azules, marrones y negros, ya se intuía la magnitud del stage, porque el nuevo tatami, de 300 metros cuadrados, se quedaba pequeño para realizar el entrenamiento. Fue satisfactorio donde los haya. Diversidad de técnicas, para todos los gustos y espaldas. Fraternización a pleno suelo y reencuentro con amigos, viejos y no tanto. Tras una cortísima hora y media se dio por finalizado el entrenamiento e inaugurado el curso. La adrenalina no dejaba un segundo de fluir a mil por hora y todavía quedaba lo mejor.

Nos retiramos al hotel, para una pronta cena, mientras que en el Pabellón y para adelantar trabajo, se realizaron las eliminatorias de kata y ju randori. Todo iba sobre ruedas, cumpliendo horarios y con la gente muy contenta.

Todo sitio donde mirase había una sonrisa y es con lo que me quedo.

© 2010 Asociación Española de Nanbudo 'Taiso'